Personalización

el . Publicado en Proyecto Educativo Institucional (FET)

(Texto extraído del Proyecto Educativo Institucional de los centros de La Fundación Escuela Teresiana)

El modelo de personalización del aprendizaje conecta con la convicción de la escuela teresiana de querer poner al alumno en el centro del aprendizaje, como protagonista autónomo. Este modelo –step by step- consiste en la integración de las inteligencias múltiples con taxonomías del pensamiento, organizando el currículum en módulos y dando libertad a los alumnos para que elijan de manera autónoma su propio itinerario de aprendizaje. Es una hermosa utopía, a la que podemos aspirar, avanzando progresivamente.

 La primera tarea del modelo de personalización es descubrir en cada persona, en cada alumno y en cada educador, cuál es su elemento, su talento o su pasión, es decir, aquello que le hace vibrar intelectualmente, que le moviliza por dentro, que desencadena experiencias “flow”, momentos en que se sumerge en desafíos, que suponen aprendizaje, superación y mucho disfrute de forma simultánea.

El modelo está basado en el autoaprendizaje que requiere niveles adecuados de interiorización de cada alumno y educador, de forma que aprendan poco a poco a responsabilizarse de su propio tiempo de aprendizaje.

El currículum es el centro leído desde los talen- tos de cada educador y alumnos. El aprendizaje se diseña en forma de pasos o “steps” (escalones de aprendizaje a su ritmo), que facilitan una auténtica atención a la diversidad, poniendo especial énfasis en el desarrollo de las máximas capacidades y potencialidades personales.

Esto conlleva cambios organizativos sobre todo en nuestros horarios: mañana o tarde de carácter especial, horarios diferentes durante alguna semana al trimestre, proyectos inter- disciplinares, agrupaciones flexibles... Distintos cambios que favorezcan cada vez más el autoaprendizaje.

Para todo esto es necesario un profundo cambio en el educador. Su rol es diseñar escenarios de aprendizajes diversos que animen a los alumnos a pensar sobre cómo aprenden, y por otro lado puedan dirigir su propio aprendizaje de tal manera que ellos sean los principales protagonistas.

Otro objetivo a medio y largo plazo será ir haciendo experiencia en grandes espacios llamados a convertirse en “mega-aulas”, donde grupos de más de 50 ó 100 alumnos trabajan juntos, de forma estructurada, para generar juntos algún producto de su aprendizaje, de forma que cada grupo y cada persona pueda elegir distintas vías o actividades. Esto supone una revolución en la forma de entender la arquitectura del aula y del centro, buscando espacios que fomenten la creatividad, que favorezcan la soledad para reflexionar o para meditar, el trabajar en pequeños grupos, el moverse para realizar actividades con distintas inteligencias. Espacios y mobiliarios en función del aprendizaje y las metodologías por las que opta el PEI.

El desarrollo de la personalización está unido al desarrollo de la competencia digital, y por ello debe ser parte fundamental del currículo desde educación primaria, ya que las herramientas digitales se convierten en elementos estructurales del conocimiento y del posterior desarrollo profesional.

En la personalización, el desarrollo del portfolio se convierte en medio que recoge el aprendizaje y desarrollo personal e intelectual, sirviendo de herramienta de evaluación de competencias intrapersonales, reflexiones, comunicación, empatía, exploración, jerarquía de ideas, etc.

 

 

Cultura de Pensamiento

el . Publicado en Proyecto Educativo Institucional (FET)

(Texto extraído del Proyecto Educativo Institucional de los centros de La Fundación Escuela Teresiana)

Nuestra manera de entender la educación se concibe desde y para la vida, por ello es primordial crear en nuestros centros una auténtica cultura de pensamiento. Lo fundamental en nuestro modelo pedagógico es enseñar a pensar a nuestros alumnos, lograr alumnos autónomos, que adquieran destrezas de pensamiento para su vida, para resolver problemas y tomar decisiones. Para conseguir que los alumnos desarrollen un pensamiento profundo, crítico y creativo, es necesario entrenarles, o lo que es lo mismo, crear un sistema educativo que enseñe a pensar. En la actualidad, dos reconocidos proyectos Thinking Based Learning (aprendizaje basado en el pensamiento) y Visible Thinking (Pensamiento visible), de Robert J. Swartz y David Perkins respectivamente, han sistematizado una serie de destrezas y rutinas para mostrar la forma más efectiva de que los alumnos fomenten un pensamiento eficaz mientras aprenden los contenidos curriculares, y para lograr que el estudio culmine en la comprensión de los contenidos y la capacidad de utilizarlos de una manera eficiente, así como en el desarrollo de destrezas y competencias que les servirán en sus vidas.

Las rutinas de pensamiento de David Perkins son estrategias cuyo objetivo es provocar un tipo de pensamiento (creativo, crítico...) o movimiento del mismo (conectar ideas, captar lo esencial) sobre un contenido. Consisten en unos pocos pasos concisos y claros que, practicados de forma constante, dan a los alumnos la capacidad de ser mejores pensadores. Son además metodologías eficaces de participación y aprendizaje compartido que facilitan la evaluación en el aula.

En esta escuela del pensamiento creativo y eficaz cobra especial importancia el concepto de metacognición (Robert J. Swartz), o lo que es lo mismo, la conciencia de los pasos y estrategias a seguir para solucionar un determinado problema, así como la evaluación sobre la productividad de las estrategias utilizadas, de forma que puedan cambiarse si no han sido eficaces. Los pasos descritos en la escalera de la metacognición no solo ayudan a crear un pensamiento eficaz, sino a fomentar estrategias y hábitos de aprendizaje entre las que elegir en distintas circunstancias.

El pensamiento visible permite la visualización del pensamiento y construye, gota a gota, una cultura de pensamiento. Es clave la documentación del aprendizaje, esto es, la recogida de evidencias y buenas prácticas para compartir con otros educadores, para hacer coaching y también para que los alumnos tengan delante de sus ojos todos los días recursos y herramientas permanentes para pensar. Facilita también otras vías alternativas para aprender y fomentan distintas inteligencias: visual, corporal, lingüística, lógico-matemática, etc.

La repetición, enfocada en los mismos mecanismos cognitivos y no en los contenidos, es el recurso para pasar de la comprensión a la construcción de hábitos o destrezas de pensamiento.

Los objetivos curriculares están establecidos oficialmente, pero son un marco que no agota el modo de aprendizaje. Por ello, nosotros queremos complementarlos con estrategias que permitan enseñar a pensar a nuestros alumnos y prepararlos para que, en el futuro, puedan resolver problemas con eficacia, tomar decisiones bien meditadas y disfrutar de toda una vida de aprendizaje.

Para ver algunos de los recursos que hemos recogido para trabajarlo, pulsa aquí.

Cultura de Creatividad

el . Publicado en Proyecto Educativo Institucional (FET)

(Texto extraído del Proyecto Educativo Institucional de los centros de La Fundación Escuela Teresiana)

La creatividad es una de las competencias que sabemos con seguridad que van a necesitar nuestros alumnos cuando salgan de nuestros colegios. No sabemos cómo será el mundo dentro de cinco, diez o veinte años. Por eso no tiene sentido enseñar repertorios de soluciones a problemas que quizás ya no existan. Lo que sí sabemos es que necesitarán afrontar problemas con creatividad, crear productos, inventar, buscar con inteligencia, diseñar, decidir, aprender a aprender y aprender a desaprender.

El pensamiento divergente consiste en aprender a buscar soluciones por una vía distinta a la conocida, a la lógica. Es aprender a ver más allá de lo literal, aprender a dar saltos inauditos, originales, a responder generando preguntas que desarrollen soluciones diferentes. Hablar de pensamiento divergente no significa no generar estructuras de pensamiento, sino abrirlo a un abanico mayor de posibilidades. El pensamiento es connatural al pensamiento matemático, donde es necesario ver la lógica detrás de unas evidencias aparentemente caóticas; connatural al pensamiento lingüístico, tanto para las habilidades de comprensión de textos, autores, obras, culturas, como para disparar la imaginación, la fantasía y el pensamiento naturalista, para aprender a identificar patrones de funcionamiento, etc.

La educación teresiana quiere ayudar a vivir lo cotidiano, y por ello, quiere ofrecer la posibilidad de resolver creativamente los “problemas” del día a día, no quedándose en la primera solución, sino intentando generar soluciones no evidentes que ayuden a incentivar el ingenio y la creatividad.

Las distintas soluciones llegarán a partir de los diferentes intereses generados por los alumnos, por lo que habrá que proporcionarles diversas estrategias resolutorias o, según se considere, dejarles autonomía estratégica para ello. Para trabajar generando pensamiento divergente, se necesita una escuela con un espacio que se pueda transformar según las necesidades, y un horario flexible que no coaccione o limite los procesos de pensamiento.

Educar desde el pensamiento divergente, significa tener siempre la puerta abierta a la sugerencia, al interés por aspectos que van más allá de lo curricular. El profesor será la persona que proporciona estrategias para generar el autoaprendizaje. En este contexto, es necesario replantearse el lugar que ocupan los libros de texto, el uso que se hace de ellos en el aula.

Los proyectos interdisciplinares ayudan a desarrollar la creatividad con pensamiento convergente. El PBL (aprendizaje basado en problemas), facilita que el equipo de educadores diseñe problemas que no tienen una única solución, sino que generan procesos de investigación, de exploración de información, codificación... hasta llegar a generar conocimiento y buscar soluciones.

La gamificación es otra clave que ayuda a movilizar el aprendizaje grupal en clave lúdica y las redes sociales se convierten en herramienta de comunicación, de transmisión, de información, de generar pertenencias y movilizaciones sociales e ideológicas, de compartir documentos, generar ideas y tendencias, etc.

El Design Thinking es una concreción tanto de la fase divergente, como de la fase convergente:

La fase divergente:

Consiste en “empatizar”: aprender a mirar al entorno, a las personas, a los clientes, sus intereses y necesidades de forma distinta a la habitual para comprender su mundo desde su punto de vista interno y desde el punto de vista del observador externo. Consiste también en “imaginar”: generar múltiples alternativas, cuantas más mejor y cuantas más ilógicas mejor.

La fase convergente:

Consiste en “prototipar” para idear y visualizar desde todos los sentidos la mejor solución, estableciendo analogías o conexiones con experiencias vitales. Consiste también en “iterar”, esto es, poner en práctica, evaluar y pulir el producto final hasta lograr un diseño depurado.

Apostamos por un aprendizaje basado en la investigación y la experimentación, que encaja perfectamente en el pilar teresiano de acción-reflexión-acción. De esta forma generaremos personas reflexivas y críticas consigo mismas, con sus actuaciones y soluciones y con la capacidad de mejorarlas. Lo que puede ser un proceso de aprendizaje y desarrollo cognitivo, se convierte en herramienta de crecimiento personal y espiritual, de forma que la persona es capaz de formularse preguntas y buscar respuestas esenciales en su vida acorde con sus valores.

Cultura de Pensamiento borrar

el . Publicado en Proyecto Educativo Institucional (FET)

(Texto extraído del Proyecto Educativo Institucional de los centros de La Fundación Escuela Teresiana)

El modelo de personalización del aprendizaje conecta con la convicción de la escuela teresiana de querer poner al alumno en el centro del aprendizaje, como protagonista autónomo. Este modelo –step by step- consiste en la integración de las inteligencias múltiples con taxonomías del pensamiento, organizando el currículum en módulos y dando libertad a los alumnos para que elijan de manera autónoma su propio itinerario de aprendizaje. Es una hermosa utopía, a la que podemos aspirar, avanzando progresivamente.

 La primera tarea del modelo de personalización es descubrir en cada persona, en cada alumno y en cada educador, cuál es su elemento, su talento o su pasión, es decir, aquello que le hace vibrar intelectualmente, que le moviliza por dentro, que desencadena experiencias “flow”, momentos en que se sumerge en desafíos, que suponen aprendizaje, superación y mucho disfrute de forma simultánea.

El modelo está basado en el autoaprendizaje que requiere niveles adecuados de interiorización de cada alumno y educador, de forma que aprendan poco a poco a responsabilizarse de su propio tiempo de aprendizaje.

El currículum es el centro leído desde los talen- tos de cada educador y alumnos. El aprendizaje se diseña en forma de pasos o “steps” (escalones de aprendizaje a su ritmo), que facilitan una auténtica atención a la diversidad, poniendo especial énfasis en el desarrollo de las máximas capacidades y potencialidades personales.

Esto conlleva cambios organizativos sobre todo en nuestros horarios: mañana o tarde de carácter especial, horarios diferentes durante alguna semana al trimestre, proyectos inter- disciplinares, agrupaciones flexibles... Distintos cambios que favorezcan cada vez más el autoaprendizaje.

Para todo esto es necesario un profundo cambio en el educador. Su rol es diseñar escenarios de aprendizajes diversos que animen a los alumnos a pensar sobre cómo aprenden, y por otro lado puedan dirigir su propio aprendizaje de tal manera que ellos sean los principales protagonistas.

Otro objetivo a medio y largo plazo será ir haciendo experiencia en grandes espacios llamados a convertirse en “mega-aulas”, donde grupos de más de 50 ó 100 alumnos trabajan juntos, de forma estructurada, para generar juntos algún producto de su aprendizaje, de forma que cada grupo y cada persona pueda elegir distintas vías o actividades. Esto supone una revolución en la forma de entender la arquitectura del aula y del centro, buscando espacios que fomenten la creatividad, que favorezcan la soledad para reflexionar o para meditar, el trabajar en pequeños grupos, el moverse para realizar actividades con distintas inteligencias. Espacios y mobiliarios en función del aprendizaje y las metodologías por las que opta el PEI.

El desarrollo de la personalización está unido al desarrollo de la competencia digital, y por ello debe ser parte fundamental del currículo desde educación primaria, ya que las herramientas digitales se convierten en elementos estructurales del conocimiento y del posterior desarrollo profesional.

En la personalización, el desarrollo del portfolio se convierte en medio que recoge el aprendizaje y desarrollo personal e intelectual, sirviendo de herramienta de evaluación de competencias intrapersonales, reflexiones, comunicación, empatía, exploración, jerarquía de ideas, etc.

 

 

Aprendizaje y Servicio, y Emprendedores

el . Publicado en Proyecto Educativo Institucional (FET)

(Texto extraído del Proyecto Educativo Institucional de los centros de La Fundación Escuela Teresiana)

Para lograr los fines de la educación teresiana, que quiere hacer de sus alumnos transformadores sociales, hemos incluido en nuestra pirámide de aprendizaje modelos pedagógicos que nos ayuden a sistematizar los fines.

El aprendizaje-servicio es un modelo de aprendizaje que tiene el objetivo de formar ciudadanos comprometidos y capacitados para transformar su entorno y generar en el futuro un profundo cambio social. La clave principal está en que queremos aprender todo eso mediante la acción, mediante el compromiso social concreto, el servicio a personas o colectivos del entorno cercano.

El APS combina procesos de aprendizaje y servicio a la comunidad en un solo proyecto bien articulado en el que los alumnos se forman al trabajar sobre necesidades reales del entorno con el objetivo de mejorarlo. Es un método válido para todas las edades, que permite aprender y colaborar en un marco de reciprocidad, logrando la adquisición de conocimientos y competencias para la vida. Se fundamenta en una pedagogía de la experiencia y la reflexión y facilita la apertura de los centros a redes de colaboración con otras instituciones educativas o entidades sociales.

Al mirar a nuestros alumnos y reconocer el potencial que hay en ellos, queremos unirnos como institución al movimiento internacional Design for Change como una experiencia más de que son capaces de transformar sus contextos próximos. Participar en la red de centros de DFC nos enriquecerá también con las experiencias transformadoras llevadas a cabo por otros.

Los distintos pasos de esta metodología (siente-imagina-haz-comparte) hacen del mismo proceso una escuela de aprendizaje, en la que se desarrolla una mirada profunda de la realidad, creatividad, respeto, pensamiento divergente, consenso del grupo y participación guiada por el profesor.

Gracias a ello surgirán acciones comprometidas con la sociedad que no se quedarán a nivel de ideas. Nuestros alumnos serán protagonistas del cambio y crecerán como personas proactivas asumiendo un compromiso en la sociedad desde los valores del Evangelio.

Asumir esta metodología supone un cambio en el rol del educador y estar abiertos a que el aprendizaje se dé más allá del aula en contacto con la realidad cotidiana.

Otro aprendizaje experiencial puede ser el que se lleva a cabo mediante proyectos de emprendeduría social. Con ellos los alumnos descubren la figura del emprendedor como agente de cambio social, de desarrollo e innovación. La experiencia de crear una empresa con el fin de dar solución a una necesidad social detectada, desarrolla en los alumnos sus habilidades emprendedoras para comprometerse en el futuro como agentes de transformación social.

Llevar a cabo estas metodologías mediante concreciones curriculares, posibilitará que la escuela teresiana se convierta en germen de jóvenes que no solo esperan recibir de la sociedad, sino que con el espíritu de emprende- dores sociales sean capaces de descubrir qué necesita cambio y que puedan aportar novedad para que se dé.

Os adjuntamos aquí un monográfico muy recomendable sobre Aprendizaje Y Servicio de la revista digital de la asociación CONVIVES.

 

 

¿Quiénes somos?

Somos un grupo de docentes de Teresianas Ganduxer, en Barcelona, centro concertado que pertenece a la FET (Fundación Escuela Teresiana)

¿Qué queremos?

Nuestro objetivo es ofrecer recursos, ideas, documentos, contactos que permitan avanzar en el sinuoso pero ilusionante camino de la innovación en el aula.

Escríbenos!

Agradecemos cualquier sugerencia, crítica, idea, aportación, receta, invitación, ...